Establecimiento de alianzas entre la Organización Internacional para las migraciones y el Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador.

Establecimiento de alianzas entre la Organización Internacional para las migraciones y el Grupo de Monitoreo Independiente de El Salvador.

“El Salvador y Nicaragua definen plan de trabajo que beneficie la situación laboral de los migrantes”.

La creación de un plan de trabajo que brinde estrategias y mecanismos concretos para mejorar la administración de los flujos migratorios, reunió el día 23 de enero del presente año, a funcionarios de los Ministerios de Trabajo, Relaciones Exteriores y Direcciones Generales de Migración y Extranjería de ambos países centroamericanos.

Durante el desarrollo de la reunión binacional de trabajo los funcionarios externaron, desde sus experiencias, los parámetros para la formulación de un plan de trabajo que permita profundizar los aspectos administrativos y jurídicos para la gestión de los flujos de migrantes.

Se recalcó que la movilidad migratoria temporal que se dan entre las fronteras de El Salvador, Honduras y Nicaragua es aprovechada por muchos empleadores para violentar derechos laborales de los (as) trabajadores (as) migratorios; donde se ha determinado que un alto porcentaje son mujeres menores de edad haciendo trabajo de empleadas domésticas devengando salarios muy por debajo del salario mínimo, sometidas a jornadas extensas de trabajo, sin cobertura de seguridad social, entre otros.

Por su parte la Directora de Extranjería de Nicaragua, Pamela Aguilar expresó que desde la función de esta institución “La función de migración va más allá de la emisión de un pasaporte, como Dirección General de Migración y Extranjería en Nicaragua se nos ha impuesto el reto de sensibilizar al resto de las instituciones con el fin de velar por los derechos humanos y laborales tanto internamente como fuera de las mismas”.

Uno de los participantes salvadoreños y quien trabaja como Oficial Migratorio en el punto que divide El Salvador y Honduras, aseguró que son aproximadamente 200 los migrantes nicaragüenses que llegan al día al país y que por lo general cruzan las fronteras con el fin de encontrar trabajo y mejores oportunidades de vida.

Por su parte Oscar Rosales, jefe de la Sección de Trabajadores Migrantes del Ministerio de Trabajo de El Salvador, enfatizó en la importancia de iniciativas de cooperación entre países como estos para brindar sobre todo oportunidades a aquellos que desde su situación se sienten temerosos de hacer valer sus derechos.

Esta es la segunda reunión bilateral realizada en el marco de esta temática y se espera durante los próximos meses lanzar una campaña de medios que promueva la legislación salvadoreña en cuanto a los derechos laborales y humanos de los migrantes residentes en el país y también crear un acuerdo de cooperación para el ordenamiento y gestión de la migración regular temporal.

La reunión se llevó a cabo en San Miguel, un departamento de la zona oriental de El Salvador y el cual cuenta con una población considerable de nicaragüenses en estado de irregularidad.

zp8497586rq

Compartir